Seleccionar página

En la vida a los humanos nos diferencian de los animales en muchos aspectos, pero para mí el más importante, es el desarrollo de habilidades esenciales que nos ayudan a sobrevivir y/o vivir mejor.

Desde que éramos nómadas cazadores recolectores, salíamos a buscar la comida, comenzamos a tropezarnos con “oportunidades de cambio” que nos dieron un giro importante a nuestras vidas: dejamos de ir a cazar y buscar alimentos y decidimos atrapar el animal vivo, domesticarlo y reproducirlo, y con los cultivos, descubrimos las semillas y aprendimos a cultivar. Dos grandes cambios que se ven demasiado obvios pero que en su momento no lo eran.

“Cambios fáciles”, ahí es a donde quiero llegar. El vaso medio lleno o medio vacío. Los Opitas somos una gente barraca, hemos sufrido mucho las inclemencias de la violencia, hemos vivido inmersos en corrupción, que históricamente por nuestra ubicación geográfica y nuestras condiciones climáticas, el agro es nuestra mayor fuente de ingreso, pero no vamos más allá del petróleo y su bonanza, que si bien nos dio mucho, hoy solo hay para pocos y la crisis se siente.

El arroz ahora lo importan, el precio del café por el piso, la construcción estancada, el petróleo en su mínima expresión y la única fuente de empleo es el gobierno y prefiero no ahondar en este punto porque huele feo.

Pero lo triste es que muchos no hacen más que quejarse del sol, otros de la basura que hay en las calles, otros tantos del servicio de transporte, etcétera, pero, ¿de qué lado estás viendo el vaso tú? Mientras unos se quejan del sol, unos jóvenes crean SunnyApp, una empresa de energía solar que hoy es una de las más importantes de Latinoamérica, mientras muchos se quejan del precio del café, Soca es catalogada como la mejor propuesta de café nacional y es premiada con el “Monde Selection” de calidad en Francia, igual sucede con el Mototaxismo, que aunque sea ilegal, es una solución al pésimo servicio público, con Rappi, UBER, pero para no ir tan lejos: ¿Cuántas latas de cerveza han pasado por sus manos y terminan en la basura? Hay gente que recicla la lata y diseñadores de moda que usan la tapita para hacer bolsos o accesorios y venderlos.

Emprender es una decisión, es cuestión de ver oportunidades donde nadie las ve y buscar la manera de lograrlas. De altos y bajos, de problemas y soluciones, pero así es el camino y abrir camino nunca será fácil.

¿De qué lado estás tú?

Mateo bahamon